Cierre de Minas

Planes de cierre

En línea con nuestra política ambiental y las normas legales vigentes, en Buenaventura cumplimos con la ejecución de planes de cierre de minas en todas nuestras unidades.

La base de dichos trabajos es la estabilización física, geoquímica e hidrológica del terreno. Para ello, revisamos minuciosamente las especificaciones técnicas de ingeniería de detalle para el cierre de bocaminas con efluentes, chimeneas, depósitos de material estéril y relaves, entre otras actividades.

Esto se complementa con nuevos productos que dan valor agregado a la impermeabilización de bocaminas, asegurando su funcionalidad a largo plazo. Asimismo, detallamos los costos de cierre de cada componente consiguiendo un ordenamiento económico y reduciendo los costos, respetando siempre las bases legales correspondientes.

Cierre de minas

Hemos continuado impulsando los trabajos de Cierre de Minas, principalmente los del Cierre progresivo y el post cierre. Lamentablemente, debemos señalar, que muchos de nuestros trabajos de cierre se han visto afectados por la presencia de minería ilegal e informal, situación que hemos comunicado a las autoridades, no habiéndose recibido apoyo alguno al respecto.

La provisión para el cierre de minas, tanto de Unidades como de proyectos de exploración y de pasivos ambientales (incluyendo La Zanja y Coimolache) alcanzó al 31/12/19 la suma de US$ 302 M. Los trabajos ejecutados alcanzaron la suma de US$ 12 M, que incluyen principalmente obras de rehabilitación y revegetación. Es importante resaltar que luego de un periodo amplio de post cierre (10 años aprox.), la Dirección General de Asuntos Ambientales Mineros del Ministerio de Energía y Minas, otorgó la Certificación de Cierre Final del pasivo ambiental Rifle Rumimaqui (Huancavelica), siendo el primero que se entrega a nivel Nacional.

Colquirrumi, marcando un hito en la legislación ambiental peruana

En 1996, Compañía Minera Colquirrumi, subsidiaria de Buenaventura, inició voluntariamente trabajos de remediación de pasivos mineros en Hualgayoc, Cajamarca, los cuales fueron generados por antiguas empresas mineras entre los años 20 y 40.

Estos trabajos se realizaron en 300 mil metros cuadrados de terrenos ubicados en El Sinchao y Hualgayoc , zonas que han sido completamente recuperadas y hoy están aptas para el agro y la ganadería. La inversión ascendió a más de US$ 19 millones.

El plan de cierre de Colquirrumi, presentado al Ministerio de Energía y Minas en 2004, fue el punto de partida para elaborar la legislación que actualmente regula la gestión de pasivos ambientales de la minería peruana (Ley N° 28271, reglamentada un año después vía DS N° 059-2005-EM).

2019

US$ 12 millones en programas de rehabilitación y revegetación

100%
de pasivos ambientales cerrados e integrados al paisaje natural